P-47D-28 "Chief Seattle"
Revell, escala 1/72

por Raúl Corral

Dedicado a la memoria de Lt. Ray Murphy
DSC09781


"Adictos al Thunderbolt - Parte II: Proyecto EagleCals "


Vamos a ponernos manos a la obra con el primero de los Thunderbolts incluídos en la fantástica hoja de calcas de EagleCals. Como había adquirido en una tienda online, y a muy buen precio, el kit de mejoras de Verlinden (hecho especialmente para el P-47 de Hasegawa), decidí usarlo en uno de estos tres "Jug's". Al tener que dejar abierto la parte frontal del fuselaje, dejando entrever la zona posterior del motor, me incliné por usar el kit de Verlinden en el Thunderbolt "Chief Seattle", ya que en los otros dos no luciría tanto (en mi humilde opinión, claro).

Así pues esto es con lo que empecé este proyecto:

* El kit de Revell (P-47 M, 1/72) *
DSC06887

* Y el kit de mejoras de Verlinden *
DSC07264


Vamos a ver primero lo que nos viene en la caja del modelo de Revell:

DSC06894
DSC06895


Como podéis ver, lo de siempre que compro Revell, gran calidad en todos los detalles. Hay maquetas en escalas mayores ¡con menos nivel de detalle! Como la versión del Jug que iba a hacer es una versión "late" del P-47D, me sirve de base el kit de Revell de la versión M. Casi no había diferencias entre una y otra (externas, claro). Las cabinas de las últimas versiones D eran ya como la de la versión M. Tan sólo en el frontal del motor se veía una diferencia exterior, que Revell también plasma en su Thunderbolt M. De todas formas, iba a combinar diversas partes (sobre todo accesorios) de varios modelos ya que en total me he comprado cinco P-47's en 1/72 en los últimos meses... lo sé... ¡soy adicto al Thunderbolt! :-)

Las calcas o decals son también muy buenas y os permiten representar dos aviones de pilotos polacos del célebre 56 Grupo de Caza de la USAAF.

DSC06900


Para más información en profundidad os recomiendo ver mi
artículo sobre los Kits de Academy y Revell "cara a cara".

En cuanto al kit de Verlinden... Una joya. Permite detallar el Thunderbolt hasta límites insospechados. Yo me limité a usar algunas partes. Las restantes (especialmente de la cabina) las usaré si algún día encuentro por fin un P-47 de Hasegawa al precio que se merece ¡y no al que tiene normalmente!

Esto es lo que os espera si usáis este kit de mejoras:

DSC07269
DSC07265


Como ya he mencionado, con este kit de Verlinden podéis dejar vuestro Thunderbolt a un nivel de ganador en concursos de modelismo. TODO lo que necesitáis está en esta caja (en resina, goma y metal). La cabina es increíble y los detalles de apertura en las alas, tanto para las ametralladoras como para su amunicionamiento, así como las partes de la zona posterior del motor son todas de lujo.

Lo peor es que para usar este kit de mejoras deberemos someter a la maqueta a algo de "cirugía" y este no es precisamente mi punto fuerte. En fin, veamos cómo sale todo, al fin y al cabo, la escala 1/72 permite muchas relajaciones ;-)


Historia de Lt. Ray Murphy y su "Chief Seattle"


Este colorido caza fue pilotado por el Lt. (o Teniente) Joseph Ray Murphy el día 26 de Diciembre de 1944, cuando 8 Thunderbolts de la USAAF se lanzaron en combate contra un grupo de unos 30 Focke Wulfs Fw 190, a 30.000 pies de altura, sobre Bastogne. En el consiguiente combate aéreo, Lt. Murphy atacó a uno de los Fw 190 y lo derribó, pasando a perseguir a otro Fw 190 sobre el que consiguió varios impactos, pero acto seguido recibió en su motor los disparos de una batería antiaérea que le obligaron a retirarse, llegando finalmente sano y salvo a su base.


Días más tarde, durante una misión de ataque a un convoy militar alemán, Lt. Murphy recibió de nuevo impactos de artillería antiaérea de 40 y 20 mm que dañaron dos cilindros de su motor así como el sistema hidraúlico y uno de los neumáticos del tren de aterrizaje, que quedó destruído. Lt. Murphy consiguió mantener en vuelo su caza y regresó a su base, a 75 millas, sobre la que aterrizó con un sólo neumático, sobre la superficie helada, y salió del avión sin ningún rasguño.

47 años después de la Segunda Guerra Mundial fue concedida una segunda victoria a Lt. Murphy y se le otorgó la Distinguished Flying Medal por sus méritos durante la Batalla de las Ardenas, en Diciembre de 1944. Así mismo destruyó 31 locomotoras y en una sóla misión, 20 vehículos militares alemanes.

Tras la guerra Lt. Murphy fue piloto civil de las American Airlines. El 12 de Abril de 1959 logró salvar a los pasajeros de su vuelo cuando uno de los motores del ala explotó, dejando fuera de servicio a otro motor situado al lado. Durante unos segundos el avión quedó sin control con el consiguiente pánico entre los pasajeros. Pero con un sólo motor Lt. Murphy fue capaz finalmente de enderezar el avión y aterrizar sin mayores daños en un aeropuerto cercano. Por esta acción se le otorgó la Medalla por Valor y Servicios Distinguidos.

He intentado ponerme en contacto con Lt. Murphy pero desgraciadamente ya ha fallecido. Dejó este mundo el 26 de Noviembre del 2006, su mujer e hijos aún viven y las fotos aquí mostradas son cortesía de la familia Murphy.

Muchas gracias a Judy Crandall (de
Eagle Editions) for facilitarme esta pequeña biografía de Lt. Joseph Ray Murpy.


DSC08614
Foto de Lt. Murphy en la cabina de su "Chief Seattle", tomada a principios de 1945.
Imagen mostrada con el permiso de Judy Crandall (© Eagle Editions) y cortesía de Murphy Family




Construcción


Empecé por cortar y preparar las zonas del ala.

DSC07326


Quería dejar los flaps en posición de descanso, así que antes de pegar las alas, los empujé con cuidado hacia abajo, hasta quedar casi despegados. Es tarea fácil y sólo exige atención al presionar y doblar, no sea que nos carguemos parte del ala en el intento. Un consejo: marcar antes ligeramente con la punta de un cuchilla fina, la línea de división entre flap y ala, así se doblará más dócilmente. Lo mismo hice en la cola, con los estabilizadores verticales, doblándolos ligeramente.


DSC07328 DSC07329

En cuanto a los huecos donde iban a ir las ametralladoras, comencé a marcar las líneas de los paneles que iba a tener que quitar, con una cuchilla muy afilada, de una caja que me compré hace ya varios años, una ganga por menos de 9 euros (= 11 US$), con todo tipo de cuchillas y cutters para modelismo. A medida que vamos pasando la punta de la cuchilla por las líneas del panelado que debemos quitar, veremos como se va marcando la zona a despegar, basta con presionar ligeramente en cada pasada. Ahí os va una secuencia de los pasos seguidos:

DSC07333 DSC07334
DSC07335 DSC07336


Los defectos se lijan luego con cuidado hasta que las líneas queden lisas y en la rectitud deseada.

DSC07337
Acto seguido nos vamos a la parte frontal del fuselaje, que irá abierta. Lo que hice fue algo bestia, pero lo dicho, la escala 1/72 permite estos "excesos". Con unas tijeras de punta corté la zona escogida. Luego corregí los desperfectos con un cutter muy afilado y lijé todo hasta que quedó más o menos liso.

Así estaban ya las piezas del kit de Revell (muy buen plástico, por cierto) depués de la cirugía tan "casera" a las que les había sometido:

DSC07340 DSC07341

En el ala derecha tan sólo cambié la posición de los flaps. No quería hacer más, ya que en esta parte del ala venía la insignia de barras y estrella que tanto me gusta, una pena si la tuvieramos que "doblar" para dejar entrever las ametralladoras...

Acabada la cirugía, me puse manos a la obra con la cabina.

Si ya habéis visto otros artículos de
Reportajes, especialmente los de Academy Thunderbolt's y cabina del Focke Wulf en 1/32, ya sabréis más o menos mi técnica: primero pinto todas las piezas en un color oscuro, negro o gris panzer (y casi siempre con el aerógrafo), con las piezas aún sujetas a los plásticos del kit. Luego aplico unas manos suaves aerografiadas con el color base que deben llevar (en este caso US Interior Green, acrílico, de Aircraft Colors Ref. 3049). Al ser la capa de pintura dada no muy espesa, dejaremos entrever las sombras del color negro aplicado con anterioridad. Esto lo podéis hacer simplemente para dar más sensación de profundidad al conjunto.

Luego doy unas manos de pincel seco en un color más claro (el anterior US Interior Green mezclado con algo de blanco por ejemplo) para resaltar todos los salientes y demás detalles generales. Así mismo uso un tono plata de Humbrol, para a pincel seco también, resaltar los relojes y partes del panel de mando. Después pinto todos los detalles pequeños, como cinturones, palancas, cables, botones... con ayuda de mi aguja de coser favorita :-) y pintura de Humbrol (rojo, blanco, negro y amarillo) que queda más espesa que una acrílica, y se aplica mejor en partes tan pequeñas, sin riesgo a que se escurra. Como ya he explicado antes, no es algo nuevo, siempre hago lo mismo, y de momento me gustan los resultados. Lo que probé esta vez fue a marcar algunas líneas y salientes con un lapicero de grafito, de punta muy fina. Esto me ayudó a realzar la zona donde van los cinturones del piloto, así como las hevillas y enganches de estos cinturones. Al final, otras manos de pincel seco, usando colores selectivos, nos suavizan todos los sobre-efectos que hayamos cometido. Si algo nos quedó demasiado brillante, basta con barnizar en mate la cabina.

DSC07736 DSC07738

DSC07741DSC07772DSC07762

A propósito del asiento: usé finalmente el del kit de mejoras de Verlinden, por parecerme más detallado que el de Revell. El que venía en el kit lo usé en el modelo de Academy "Little Bunny".

DSC07760


Para el motor (mejor dicho, la zona posterior del mismo) que va a quedar "al aire libre", empecé aerografiando con el acostumbrado tono negro (un acrílico mate de Tamiya).

DSC07749


Luego pinto a pincel con tres colores: un aluminio para el tubo de alimentación y pequeños extras, un marrón-amarillento para la cúpula superior, y un gunmetal (algo enrojecido) para el resto. Todos los colores empleados son de Humbrol.

DSC07783


Después, a pincel seco con algo de gris muy claro y aluminio (también de Humbrol, ya sabéis que las pinturas de enamel son mejores que las acrílicas para eso del pincel seco) resalto los detalles salientes. Así mismo uso un color rojo de Humbrol para pintar aquí y allí diversas pequeñeces.

DSC07914


Parece que está listo, sin embargo no debemos quedarnos aquí. No olvidemos que en la realidad había muchos más cables y placas que deberíamos incluir también nosotros para ganar en viveza. Lo que yo hice (cada uno puede usar lo que mejor tenga a mano) fue utilizar hilo metálico de decoración de una botella de vino tinto. Luego pinté los cables de amarillo y plata, y coloqué algún "rasguño" o suciedad por diversas zonas, con ayuda de un lapicero afilado.

DSC07923 DSC07927


Y así me quedó todo finalmente:

DSC07931 DSC07932


El encaje en el fuselaje es perfecto (y eso que el kit de Verlinden estaba diseñado para el P-47D de Hasegawa). Aquí os lo muestro, con las líneas del fuselaje ya marcadas en negro (de forma gruesa deliberadamente) como primer paso del pre-panelado.

DSC07949 DSC07950


Ya sólo falta montar la cabina o cockpit en su sitio:

DSC07952


Al montar todas las piezas del morro me percaté de una cosa que ni había visto con anterioridad. Visto desde atrás, la zona posterior del motor que hemos dejado abierta, muestra una total desnudez en su parte delantera (foto inferior izquierda) ¡como si no hubiese motor alguno! Así pues me dispuse a corregir esto con imaginación, piezas sobrantes de otras maquetas y más hilo metálico de la botella de vino (foto inferior derecha).

DSC07960 DSC07969


Luego coloco los bordes metálicos de cierre (mi gran decepción, ya que son demasiado sensibles y se rompen a la mínima que nos pasemos... lástima que Verlinden no haya hecho piezas más resistentes para esta zona).

DSC07971


Pintura General


Como repito casi siempre las mismas cosas, no me pararé en detalles vanales como ruedas, tren de aterrizaje, hélice... que ya han sido vistos en numerosas ocasiones en los artículos step by step de la sección Reportajes.

Primeramente para las partes interiores del ala y tren de aterrizaje usé el US Interior Yellow (acrílico) de Aircraft Colors Ref. 3050. Éstas habían sido previamente aerografiadas en negro de Tamiya.

DSC07974

Como veis en el fuselaje no me anduve con contemplaciones y pinté a trazos muy gruesos las líneas del panelado. En realidad podéis pintar todo el avión así de color base si queréis. El tono metálico que lo cubrirá dejará entrever de esta manera los detalles estructurales mucho mejor.

Este avión en particular llevaba el morro en amarillo y la cola en rojo (en su punta) con unas líneas negras. Así pues pinté estas partes con colores de Humbrol aerografiándolos en suaves pasadas, para evitar un tono uniforme).

DSC07989 DSC07982

Tras unas horas de secado, enmascaré estas partes con Tamiya Tape y volví a marcar el panelado con color negro de Tamiya. Anteriormente sólo lo había hecho sobre el fuselaje... (no me preguntéis por qué, sinceramente no tengo ni idea).

DSC08206


Como se puede apreciar las líneas marcadas son más gruesa que de costumbre. La próxima vez pintaré incluso por completo el modelo en negro, como color base, antes de aplicar el color metálico.

Tras un par de horas aerografié con suavidad el Titanium Silver de Tamiya, evitando cubrir toda la superficie, con resultados tan positivos como ya me había sucedido en mi primera experiencia con este color (ver artículo
Thunderbolt "Rabbit" de Academy). Lo mejor de este Titanium Silver es que seca muy rápido y es muy resistente. Así que en media hora ya estuve marcando algún que otro panel con este mismo color (X-32 en el catálogo de Tamiya) mezclado con algo de negro y muy, muy diluído en disolvente de Tamiya. Con el pincel ponemos algo de este color en un panel y lo vamos esparciendo muy delicadamente. Así repetimos la operación por aquellos paneles que seleccionemos. No olvidéis que dejar el avión por completo en un tono metálico uniforme sería algo erróneo y muy lejano de la realidad. Si no nos quedaron muy oscuros, repetimos la operación. Mejor pecar por defecto que por exceso.

Acabados de marcar los paneles en distintos tonos de Titanium Silver (con o sin añadidos de color negro) enmascaro con Tamiya Tape algunas líneas que me quedaban por marcar en la cola (sí... ¡se me habían olvidado!) y me preparo a pintar en color de Tamiya Olive Drab, el panel antireflejos del fuselaje.

DSC08241 DSC08253


No satisfecho al 100% con las diferencias entre paneles, puse algo más de negro mate de Tamiya en la mezcla (muy diluída) con Titanium Silver X-32 y oscurecí suavemente más algunos paneles. De todas maneras al final, con las manos de barnices que demos, todos los efectos tenderán a suavizarse.

DSC08256 DSC08257


Llega el momento de detallar las alas con las ametralladoras y huecos de amunicionamiento.

DSC08263


Todo encaja perfectamente. De nuevo ojo con las piezas. Son muy delicadas. Lo bueno es que no se te rompen en las manos como me ocurrió anteriormente.

DSC08264DSC08265DSC08268


Otras piezas para el detallado que voy a usar son:

* el visor-calibrador de tiro del kit de mejoras de Verlinden


DSC08269 DSC08271


* más hilos de metal de la decoración de la botella de vino famosa:-) para ser usados como cableado (pintados en color blanco de Humbrol) en el interior del pozo del tren de aterrizaje


DSC08274


* aro metálico del kit de mejoras de Verlinden, para el motor


DSC08282

Para las partes transparentes de la cabina no me complico, uso un pincel de punta fina y mucho pulso. Al fin y al cabo, en escalas tan pequeñas, no queda tan mal. Primero uso un color negro de Humbrol y al día siguiente, bien seco todo, pinto el color amarillo, también de Humbrol. Detalle importante: este Thunderbolt tenía un espejo retrovisor. Éste no viene con el kit de Revell y sí con el de Academy ¡Gran ayuda esta última!

Una vez tenemos ya en su sitio todas las piezas, marco las líneas de los paneles y de las estructuras del avión con un lapicero bien afilado. Muy importante es hacer esto ANTES de barnizar en brillo el modelo como preparación de las calcas o decals. Cuando se usa el lapicero de grafito para marcar las líneas, se debe evitar hacerlo sobre una superficie barnizada en brillo. No se conseguirán marcar los detalles con la nitided que obtendríamos en una superficie barnizada en mate o incluso (como yo normalmente hago) sin barnizar. Además cualquier error puede corregirse, basta con borrarlo con una goma de borrar corriente. Ya sé que para muchos puritanos este método resulta infantil, pero a mí personalmente me atrae por su facilidad y simpleza. La polémica queda aquí servida: que cada uno decida por sí mismo.

DSC08291DSC08299DSC08301

Una vez satisfecho con las líneas que he marcado con el lapicero de grafito, barnizo el modelo con barniz brillante de Tamiya (acrílico). En este punto no hay marcha atrás. Me refiero a si vemos un error en la marcación de las líneas de paneles... El barniz cubre ya toda la pintura a modo de capa protectora para aplicar las calcas o decals. La goma de borrar sirve de muy poco aquí. El único remedio sería pintar de nuevo la zona a corregir con un pincel de punta muy fina...

En fin, tras dejar un día secar la maqueta, con sus varias manos de barniz brillante de Tamiya Clear, me pongo a una de mis tareas favoritas: colocar las calcas. Uso las del kit de Academy (para alguna data) y las de EagleCal conjuntamente. Como siempre Micro Sol y Micro Set ayudan de forma crucial en esta labor. Por cierto, a modo anecdótico, Chief Seattle fue al parecer un jefe indio muy famoso en la historia norteamericana y su nombre se tomó para la ciudad de Seattle, en el estado de Washington. Su biografía está en Wikipedia, interesante si quereis echar un vistazo.

DSC08577DSC08583


Después de 24 horas dí otras manos más de barniz brillante con el aerógrafo, para proteger las calcas de mi siguiente paso: el ensuciado o "weathering". Si ya venís siguiendo la web en la sección de Reportajes ya sabréis más o menos cómo lo hago. En este caso voy a marcar sólo las lineas de los flaps y alerones, por ser las que más definidas deben quedar (al estar en constante uso). Pongo algo de disolvente de Revell en un tarrito. Algo de marrón rojizo mezclado con negro (ambos de Humbrol) nos dan una mezcla perfecta para el "weathering". Con un pincel muy fino y el color muy, pero que muy diluído. voy poniendo pequeñas cantidades sobre las líneas, dejando resbalar el fluído por ellas. En algunas zonas, como por ejemplo en las uniones del ala con el fuselaje, deposito algo de esta mezcla pero casi sin diluir, para simular suciedad (eran zonas muy "pisadas" por los mecánicos en mantenimiento). Lo mismo para imitar humo, pero poniendo más color negro en la mezcla. Los excesos se eliminan muy fácilmente tras unos minutos de secado, con un bastoncillo de algodón mojado en algo de disolvente de Revell. Importante es que la superficie sobre la que trabajamos está bien cubierta por capas de barniz, o el disolvente de Revell las podrá dañar... Creo que hay otros disolventes menos agresivos como el de Humbrol, esta nota es sólo importante por si pensáis un día usar el de Revell...

DSC08600 DSC08601


DSC08602 DSC08608

Tras uno o dos días de secado, una vez acabadas todas las fases del ensuciado (que habrá que acentuar o rebajar en algunos casos = recordad la regla de oro: mejor pecar de poco, que de mucho), utilizo la aguja de coser famosa ya en webmodelismo.com para imitar desconchados en la parte superior del avión, que iba en Olive Drab. También paso unas manos con pincel seco y un color claro (un gris claro puede servir, mezclado con un poquito de marrón) por el morro para que quede algo sucio, especialmente sobre la figura del Chief Seattle, para que no parezca una pegatina artificial.

DSC08682 DSC08624

morro chief seattle

Y ya sólo me queda dar una mano final de barniz brillante que igualará todas las fases de trabajo anteriores. Tras un par de días de buen secado barnizo todo el avión en barniz Satin de Humbrol (el Satin Cote Varnish, en un nuevo tarro que según las instrucciones de Humbrol, termina para siempre con efectos naranja tras el paso del tiempo) y luego en barniz mate (también de Humbrol) barnizo sólo la banda antireflejos en la parte superior.

Ultimo detalle: pongo un trocito de plástico transparente a modo de mira en el calibrador de tiro usando muy poco pegamento, para que no se note mucho.

DSC08683 DSC09601


¡Y por fin lo tenemos listo!

DSC09608


Al final me decidí por no usar ningún depósito de combustible adicional o bomba bajo las alas, ya que estéticamente hacía demasiado bajo al avión. Un cable de radio hecho de plástico estriado rematará la faena. Se me olvidaba: las diversas luces de posición alares se pintaron en este momento con colores de Humbrol.

NGalDSC09660


Conclusión:
El P-47 Thunderbolt de Revell, versión M, es una maravilla. La principal diferencia en en kit, respecto a su versión D-25/D-30, está en los cohetes alares y depósitos de combustible adicionales, así como en las calcas. El resto es básicamente el mismo kit. Así que lo dicho en su día se repite ahora con esta maqueta. Muy buena en líneas generales y extraordinaria en la relación-calidad precio. Este avión en cuestión me costó en una tienda en Munich sólo 4.90 euros ¡Increíble para todo o que ofrece! Y respecto al kit de Verlinden (mucho más barato que otros ahí fuera en el mercado) lo que ya mencioné antes en este artículo: con él podéis hacer fácilmente un Jug ganador en cualquier concurso de modelismo, a poco de paciencia y buenas manos que tengáis.


DSC08615
Foto del original "Chief Seattle",
mostrada con el permiso de Judy Crandall (© Eagle Editions)

NGalDSC09780
Mi modelo en escala 1/72 (Revell+Verlinden)


Dedicado a la memoria de Lt. Joseph Ray Murphy

Picture 11






DSC09634DSC09782DSC09637DSC09621
¡más fotos del P-47 "Chief Seattle" aquí!




volver al reportaje conjunto de "Adictos al Thunderbolt - Parte II"



Fotos y textos son copyright © 2011 de Raúl Corral